EL FUTBOL DEL RECREO NO ES UN JUEGO TAN INOCENTE

las diferencias entre niños pueden propiciar el acoso en el futbol escolar

Es común, en prácticamente todos los colegios, que los niños a la hora del recreo jueguen al fútbol. El deporte es bueno, si es de equipo mejor, pero... en ocasiones puede resultar contraproducente para la dinámica escolar.


Los niños que no juegan al fútbol suelen ser rechazados por sus compañeros, no se integran con los demás y sus relaciones sociales son pobres. En muchas ocasiones sólo les queda jugar con las niñas, siendo objeto de burla por parte de los compañeros.


Aunque sea una forma de que pasen el recreo sin coste añadido para el colegio (los profesores cuidan los patios, pero no es un momento de interactuar con los niños). Tal vez deberían existir fórmulas para dinamizar los patios, enseñando a los niños otros juegos más inclusivos, no por parte de los maestros, tal vez animadores socioculturales que puedan enseñar a los niños a jugar respetando las características de cada uno de ellos, animando a los más tímidos o torpes, premiando las actitudes empáticas de los más dotados.



Desgraciadamente no existen estudios que avalen la existencia de un factor como "no me gusta jugar al fútbol" como parte integrante del bulling escolar, sin embargo, al menos en mi práctica profesional, en todos aquellos casos en que los niños estaban siendo sometidos a aislamiento y burlas, existía este factor como uno de los nucleares, lo que luego desencadenaba otras conductas ya comentadas como la automarginación, aislamiento, baja autoestima, victimización, etc. 



El fútbol es maravilloso para los niños, si es con supervisión de un adulto, mejor (nos ahorraremos las conductas antideportivas, los insultos, las actitudes de superioridad, etc) y por ello debería tener su lugar fuera de los patios escolares: exactamente en el momento de las actividades extraescolares, como existe el judo, baloncesto, guitarra, etc. Actualmente existen variadas posibilidades para que los niños practiquen este deporte (fútbol base) y jugar fuera del horario escolar les daría la oportunidad de ejercitar otras formas de jugar y relacionarse con el resto de los compañeros, de forma incluyente, no excluyente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario